8 enero, 2021
Editorial

Boletín 1: Poliédrica espacio común

¿Qué ha pasado durante noviembre y diciembre de 2020? Empezamos el año 2021 lanzando nuestro primer boletín, donde hacemos referencia a los contenidos publicados durante estos dos últimos meses del año.

Este primer boletín es el inicio de la relación mensual que os proponemos al suscribiros. Un boletín beta, como suele decirse. Un prototipo que iremos mejorando y perfilando, número a número a partir de lo que aprendamos, vuestras sugerencias y comentarios, y lo que la realidad cambiante convierta en un reto que interpele los objetivos de Poliédrica.

 

Estamos aquí para reforzar un espacio común, conocer y reconocerse en prácticas y conocimientos generados desde ámbitos distintos. Prácticas artísticas que sitúan en el centro a las personas. Ciudadanía, comunidades y tejido social como protagonistas. En el ámbito educativo, en relación a instituciones, en barrios y contextos rurales… Desde la educación social y disciplinas diversas.

 

Visto de cerca, una heterogeneidad de lenguajes, visiones y misiones. Si tomamos un poco distancia, si ampliamos el campo de visión, si identificamos genealogías ¿podemos vernos como parte de una misma manera de entender la cultura y el arte? ¿Somos un ecosistema diverso o un agregado de agentes, instituciones y administraciones que impulsan iniciativas, una tras otra, en un presente continuo?

 

Este año han tomado impulso o empiezan a consolidarse iniciativas que están por lo primero: La REACC, PLANEA, IntersECCions… Ejemplos de como poner el énfasis en el trabajo en red, en la cooperación, en la interdependencia, en el reconocimiento entre diversos. Nosotros estamos por esta labor, conectando realidades en un mismo espacio de lectura.

 

Venimos de un año difícil y nos adentramos en tiempos inciertos. La fórmula “menos vida presencial y más posibilidades online” está afectando de manera desigual a la cultura y las artes. Existen grandes dificultades para mantener espacios de trabajo colaborativo y comunitario en escuelas, en barrios, en las prácticas de mediación cultural. Y, al mismo tiempo, se generan más oportunidades de pasarse por, asistir a, participar en jornadas, encuentros, presentaciones, espacios formativos, etc.

 

¿Qué factura nos pasará esta situación en tanto que ecosistema diverso que somos? ¿Ha sido un receso obligado que nos ha facilitado conocer otros ámbitos de trabajo, prácticas, agentes, instituciones, proyectos? ¿O nos hemos centrado en sobrevivir? ¿Es un buen momento para poner en marcha nuevas iniciativas? ¿O mejor dar continuidad a lo que ya veníamos haciendo?

 

¿Cómo cuidarse? ¡Mejor cuidarse juntos!

 

 


Esta editorial forma parte del boletín nº 1 de POLIÉDRICA. Si quieres recibir gratuitamente los próximos boletines, suscríbete aquí.